miércoles, 23 de enero de 2013

22 de Enero, cumpleaños de Robert E. Howard.

Ayer, 22 de Enero de 2013, Robert Ervin Howard habría cumplido 107 años.

Estaremos de acuerdo que sería ya una edad muy avanzada, aunque hay quien los tiene, pero no podemos evitar el preguntarnos cómo hubieran evolucionado sus escritos, sus magníficos relatos, de no haberse quitado la vida a los 30 años. Está claro que habría seguido escribiendo, era casi una necesidad para él, y que en los últimos años apuntaba a que iba a volver a los relatos de pistoleros y cowboys, pero estoy seguro que su sangre celta se habría revuelto en su interior y con el tiempo hubiera escrito más de Conan, Kull o Solomon Kane. Y quien sabe, quizás algún personaje aún con más magnetismo y fuerza. Habría sido increíble. Pero no importa, su legado es más que suficiente, un regalo permanente para la fantasía colectiva que dificilmente se erosionará con el tiempo, ya que todos sus personajes tocan fibras primordiales que aún, por muy siglo XXI en el que estemos, perduran en nuestro interior y que a menudo luchan por surgir fuera como un grito de guerra celtíbero o el rugido del león. Bien lo sabía "Bob Dos Pistolas".
Ilustración de San Julián.

A modo de pequeño homenaje os dejo un reportaje en inglés (se agradecería que alguien versado en el idioma de Albión lo subtitulara) donde se puede ver su casa, hoy convertida en museo, en Cross Plains, donde se han conservado los muebles intactos y en el mismo lugar en el que estuvieran. Principalmente su habitación, con su vieja máquina de escribir que cristalizara tantos sueños en papel, sus libros, fotos... Una maravilla.


Para terminar, comentar que en sus muchas cartas no solía mencionar su cumpleaños pero en una a la revista pulp "Argosy All Story Weekly" en la primavera de 1929 habla sobre él mismo:

I was born in Texas about twenty-three years ago and have spent most of that time in various parts of my native State. My family has been prone to follow booms, and I have lived in oil boom towns, land boom towns, railroad boom towns, and have seen life in some of its crudest and most elemental forms.

I spent a great deal of my earlier childhood on a ranch, and in the way of occupation have done a great many things, such as riding the range, packing a surveyor’s rod, working on farms, and in law offices, writing up oil field news for various Texas and Oklahoma papers, and working in a drug store.

I have always had two main hobbies, boxing and reading, and as I grew out of boyhood the latter crystallized into a desire to write. Circumstances kept me out of the ring, which is probably a good thing for my health in general, but my desire to write materialized—to an extent anyway!

I have been selling stories since the age of eighteen and I am unusually proud and glad to have placed “Crowd Horror” with this magazine, for I have been a reader of Argosy for years—since before the combining of Argosy with All-Story. I suppose I have every Argosy I ever bought, for I have a stack of back numbers about four feet high.

Sincerely yours.

Robert E. Howard

Feliz Cumpleaños Robert E. Howard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...